| Libros recomendados

salvo el Crespúculo

Y cuando todo el mundo se iba

y nos quedábamos los dos

entre vasos vacíos y ceniceros sucio,

qué hermoso era saber que estabas

ahí como un remanso,

sola conmigo al borde de la noche,

y que durabas, eras más que el tiempo,

eras la que no se iba

porque una misma almohada

y una misma tibieza

iba a llamarnos otra vez

a despertar al nuevo día,

juntos, riendo, despeinados.”

Poemas de Cortázar. Homenaje a muchos otros poetas. Un recorrido por su vida, un ida y vuelta por las ciudades que crearon ese interior tan profundo. Palabras que nos cuentan reflexiones, recuerdos. Palabras que nos elevan.

Editorial: Alfaguara
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *